top of page

Correr en Limoges: capital del Lemosín

Situada en las estribaciones del Macizo Central, Limoges es una ciudad dinámica donde se vive bien. Aunque Limoges es conocida sobre todo por su porcelana, también presume de un patrimonio rico y variado, fruto de más de 2.000 años de historia. Ciudad de arte e historia, capital de las artes del fuego y Ciudad Creativa de la UNESCO, Limoges rebosa tesoros que no dejarán indiferente a nadie. ¡Déjese guiar por las calles de la ciudad lemosina gracias a las rutas deportivas y turísticas que ofrece la ciudad!


Vue de Limoges et de la cathédrale Saint-Etienne
Vista de Limoges y de la catedral de Saint-Etienne

Limoges, segunda ciudad más poblada de la región de Nouvelle-Aquitaine por detrás de Burdeos, es sin embargo una ciudad natural. Situada a orillas del río Vienne, la ciudad cuenta con numerosos espacios verdes y jardines, y está rodeada de una zona rural libre de ganadería y cultivos intensivos.


Pero Limoges es también una ciudad gastronómica, con su generosa y variada cocina local, empezando por la famosa ternera de Limousin. Las especialidades de Limoges se dan a conocer cada año en un gran festival gastronómico: la Frairie des Petits Ventres. Se trata de un acontecimiento culinario que refleja a los habitantes de la capital lemosina: gastrónomos y amables.


Corazones históricos


Fundada por los romanos hacia el año 10 a.C. con el nombre de Augustoritum, Limoges se basa en dos centros históricos: la Ville Haute (Ciudad Alta), antiguo barrio de los vizcondes y sede del castillo Saint-Martial, y la Cité (Ciudad), bajo el control del obispo y construida en torno a la catedral de Saint-Etienne. Tras la Revolución Francesa de 1792, el castillo y la Cité se unificaron en un solo municipio.


Su paseo por el centro de la ciudad le llevará a descubrir estos dos cascos históricos y los notables monumentos y lugares que jalonan sus calles. En la parte alta de la ciudad, contemple el patio del Templo y sus magníficas casas adosadas con entramado de madera y espléndidas arcadas de granito. También verá los adoquines hechos con fragmentos de "gazette", las "cajas" de arcilla utilizadas para proteger las piezas de porcelana durante la cocción, que forman el pavimento de la Cour du Temple y de otras calles del centro de Limoges. Los vestigios de la Edad Media se mezclan con edificios clásicos y modernos, como las Halles centrales, que podrá contemplar durante su paseo. Erigidas en el emplazamiento del antiguo castillo del vizconde de Limoges a finales del siglo XIX, las Halles albergan un gran mercado y varios restaurantes. Este majestuoso edificio está catalogado como monumento histórico desde 1976.


Gare de Limoges-Bénédictins
Estación de Limoges-Bénédictins

Para no quedarse atrás, el barrio de la Cité alberga la imponente catedral de Saint-Etienne y los espléndidos Jardines del Évêché. La catedral, cuya construcción duró casi seis siglos, es uno de los monumentos más emblemáticos de Limoges. Durante su paseo, podrá admirar la delicadeza del portal Saint-Jean o las espléndidas esculturas que adornan el rosetón. Junto a la catedral, los Jardines de l'Évêché ofrecen un momento de serenidad y una magnífica vista del río Vienne y del puente Saint-Etienne. Su descubrimiento de la ciudad de Limoges no estaría completo sin una visita a la famosa estación de Limoges-Bénédictins, una de las más bellas de Francia. Con su mezcla de estilos Art Nouveau y Art Déco, su campanario, su vestíbulo y su cúpula, es una de las visitas obligadas de la ciudad.


Capital de las artes del fuego


Es imposible hablar de Limoges sin mencionar su famosa porcelana. Nacida en el siglo XVIII tras el descubrimiento de caolín en la región (una arcilla blanca necesaria para fabricar esta cerámica dura y translúcida), la porcelana de Limoges vivió su edad de oro en el siglo XIX y hoy goza de renombre internacional. Durante este periodo se establecieron en Limoges numerosas fábricas de prestigio, como Haviland, Bernardaud, Alluaud y Royal Limoges, algunas de las cuales siguen en funcionamiento. Paseando por la ciudad, podrá maravillarse con las obras maestras de porcelana que adornan las fachadas de las casas burguesas, las fuentes y los Halles centrales. Si le interesa el tema, no dude en hacer una parada en el museo Adrien Dubouché, que posee la colección de porcelana de Limoges más rica del mundo.


Porcelaine de Limoges
Porcelana de Limoges

Además de la porcelana, Limoges también es famosa por sus esmaltes y vidrieras. En la Edad Media, los peregrinos que se dirigían a Santiago de Compostela acudían a admirar la abadía de Saint-Martial y sus esmaltes. Aunque la moda del esmalte se extinguió durante el Renacimiento, resurgió en el siglo XIX gracias al movimiento Art Déco. El Museo de Bellas Artes, visita obligada de la ciudad, posee una excepcional colección de esmaltes que abarca desde la Edad Media hasta nuestros días. El arte de las vidrieras también se desarrolló durante la Edad Media, sobre todo con los edificios religiosos y la aparición del arte gótico, y encontró un nuevo impulso con el Art Nouveau y el Art Déco a principios del siglo XX. Las obras de los maestros vidrieros se pueden contemplar en muchas iglesias de la ciudad, así como en el Pavillon du Verdurier y en la estación de ferrocarril.


A lo largo de la Vienne


Pont Saint-Etienne
Puente Saint-Etienne

Con su rico patrimonio histórico y cultural, Limoges es también el lugar ideal para los amantes de la naturaleza. La ciudad ha sido galardonada con 4 flores en el concurso Villes et villages fleuris de France por su extenso patrimonio natural. Para respirar aire puro, recorra el sendero de los Bords de Vienne, que le llevará por los numerosos parques y jardines que bordean el río. No se pierda el bonito Jardin Nadalon, parte del cual se encuentra en la Île aux oiseaux, vestigio de la fábrica de tacones Nadalon et Pénicaut.


La ciudad de Limoges está atravesada por el río Vienne, y desde hace varios siglos sus habitantes tienen que cruzarlo. A lo largo de los siglos se han construido varios puentes para unir el centro histórico de la ciudad con los barrios de la orilla izquierda. Entre ellos destacan el Puente Saint-Etienne y el Puente Saint-Martial, los dos únicos puentes medievales de la ciudad, totalmente pavimentados y peatonales. Los habitantes del barrio del puente, conocidos como los Ponticauds, organizan desde hace décadas la fiesta del puente el día de San Juan.



Corre, camina o pedalea con JOOKS, ¡desde el barrio de la Boucherie hasta la catedral de Saint-Etienne!



Encuentra todas las rutas de Limoges y más de 1.300 más en la aplicación JOOKS.





1 visualización0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page